Un dolor esforzado, sin motivo, oprime el pecho, asusta al paciente que piensa que lo que falla es su corazón. Un vergajazo que corta la respiración y acaba con el aliento. Vencedorí se sienten quienes sufren de forma repentina el síndrome de Tietze o condropatía tuberosa de la unión costocondral, que no es más que una enfermedad que se cara… Read More